Embarazo y posparto

La fisioterapia emerge como un aliado indispensable en el viaje de la mujer a través de
las diversas fases de su vida.
En el embarazo, donde el cuerpo experimenta transformaciones significativas, la fisioterapia
desempeña un papel crucial al ayudar a las mujeres a adaptarse sin experimentar molestias
lumbares, pérdidas de orina o dolores articulares. Si bien el embarazo no es una condición
patológica, reconocemos la importancia de acompañar a las mujeres durante este proceso
para que lo vivan de manera más cómoda y saludable.
En esta etapa, parte esencial de nuestra labor radica en facilitar una pelvis móvil para el parto,
contribuyendo a lidiar con el dolor mediante el movimiento y brindando orientación a los
acompañantes presentes en ese crucial momento.
Resulta fascinante observar que un embarazo activo se asocia estadísticamente con un
mayor número de partos a término y menos intervenciones instrumentales, resaltando
así la importancia de mantener la actividad física durante esta fase.
Sin embargo, reconocemos que la mujer no madre también enfrenta desafíos específicos,
desde dolores pélvicos hasta dificultades en las relaciones sexuales, que pueden afectar su
bienestar general. Muchas mujeres buscan recuperar su vitalidad y rendimiento deportivo, y
es ahí donde la fisioterapia se convierte en un recurso valioso para ayudarlas a redescubrirse y
superar las barreras físicas y emocionales.

Preparación al parto/postparto:
La preparación al parto y posparto a través de la fisioterapia se centra en proporcionar a las mujeres herramientas físicas y mentales paraafrontar el proceso de parto y facilitar una recuperación saludable después del nacimiento. Los fisioterapeutas especializados trabajan en ejercicios que fortalecen los músculos específicos utilizados durante el parto, mejoran la movilidad pélvica y ofrecen técnicas de respiración y relajación. Posteriormente, en la fase posparto, se enfocan en la rehabilitación del suelo pélvico, la recuperación de la musculatura abdominal y la corrección de posibles desajustes posturales.

Drenaje linfático:
Es una técnica utilizada por fisioterapeutas para estimular el sistemalinfático, favoreciendo la eliminación de líquidos y toxinas acumuladas en el cuerpo. Esespecialmente beneficioso para reducir la hinchazón y mejorar la circulación, y se aplicacomúnmente en situaciones postoperatorias, edemas y trastornos circulatorios.

Cicatrices:
Para cicatrices de cesárea, los fisioterapeutas trabajan en técnicas que mejoran la movilidad de los tejidos circundantes, reducen la sensibilidad y previene adherencias. Esto puede incluir masajes, estiramientos suaves y ejercicios terapéuticos diseñados para restaurar la flexibilidad y la función muscular.

Diástasis abdominal:
Se refiere a la separación de los músculos rectos del abdomen, común durante el embarazo. La fisioterapia aborda esta condición mediante ejercicios específicos que fortalecen la musculatura abdominal, ayudando a cerrar la separación y restaurar la función abdominal normal. Este enfoque contribuye a mejorar la estabilidad del core y prevenir posibles problemas asociados.

Incontinencia urinaria, fecal o de gases:
La fisioterapia durante el embarazo aborda las posibles complicaciones relacionadas con la incontinencia, ya sea urinaria, fecal o de gases. Los fisioterapeutas especializados en salud perinatal trabajan en ejercicios específicos para fortalecer y coordinar los músculos del suelo pélvico, ofreciendo técnicas de control y conciencia muscular que ayudan a prevenir o mitigar la incontinencia asociada al aumento de la presión abdominal durante el embarazo.

Hiperactividad vesical:
Caracterizada por la urgencia y frecuencia en la micción, puede ser abordada mediante técnicas de fisioterapia. Los fisioterapeutas perinatales se centran en la relajación y fortalecimiento de los músculos del suelo pélvico, combinados con estrategias de entrenamiento de la vejiga, para reducir la hiperactividad y mejorar el control vesical durante y después del embarazo.
Prolapsos:
La fisioterapia durante el embarazo se ocupa de la prevención y el manejo delos prolapsos, que implican el descenso de órganos pélvicos. Los fisioterapeutas implementan ejercicios específicos y técnicas de fortalecimiento para mantener la integridad de los tejidos de soporte, reducir la presión sobre el suelo pélvico y mejorar la función muscular, contribuyendo así a prevenir o aliviar los prolapsos.
Hipertonía / hipotonía de suelo pélvico:
La fisioterapia perinatal aborda la hipertonía o hipotonía del suelo pélvico, condiciones en las cuales los músculos pueden estar demasiado tensos o insuficientemente activos. A través de ejercicios personalizados, los fisioterapeutas trabajan en el equilibrio y la función óptima de los músculos del suelo pélvico, promoviendo la relajación o el fortalecimiento según sea necesario.

Atrapamiento de nervio pudendo:
La fisioterapia juega un papel crucial en el manejo del atrapamiento del nervio pudendo, una condición que puede causar dolor en la región pélvica y genital. Los fisioterapeutas perinatales emplean técnicas especializadas, como el estiramiento y la liberación miofascial, para aliviar la presión sobre el nervio pudendo, reduciendo así el dolor y restaurando la función normal.

Endometriosis:
Caracterizada por el crecimiento anormal del tejido uterino fuera del útero, puede causar dolor pélvico significativo. En el contexto de la fisioterapia perinatal, se aborda el manejo del dolor mediante técnicas de relajación muscular, terapia manual y ejercicios específicos para mejorar la movilidad y reducir la tensión en la zona afectada.

Dismenorrea:
La fisioterapia durante el embarazo ofrece enfoques terapéuticos para aliviar la dismenorrea, o dolor menstrual intenso. Los fisioterapeutas perinatales trabajan en técnicas de relajación muscular, estiramientos y ejercicios adaptados para mejorar la circulación sanguínea en la zona pélvica y reducir el malestar asociado con la menstruación.

Coccigodineas:
Llamado comúnmente, dolor de cóccix, puede ser abordado mediante fisioterapia perinatal. Los fisioterapeutas aplican técnicas de movilización y estiramientos suaves para aliviar la tensión en la región del cóccix, mejorando la movilidad y reduciendo el dolor.

Vaginismo:
Una condición en la cual los músculos vaginales se contraen involuntariamente, puede ser tratado con fisioterapia. Los fisioterapeutas perinatales trabajan en estiramientos y técnicas de relajación muscular para ayudar a las mujeres a superar la tensión y mejorar la flexibilidad, facilitando así la penetración y reduciendo el dolor asociado.

Dispareunia:
La dispareunia, o dolor durante las relaciones sexuales, es abordada enfisioterapia perinatal mediante técnicas que buscan mejorar la lubricación, reducir latensión muscular y promover la relajación, contribuyendo a una experiencia sexual máscómoda y placentera.